Op-Ed | Europa al Rescate: Salvando el Tratado de Irán

Op-Ed | Europa al Rescate: Salvando el Tratado de Irán

B&W New Prof | Square.jpg

Cameron Vaské

- Fundador y Editor en Jefe
- Especialista de Asuntos Transatlánticos
- Especialista de Asuntos Asiáticos

Presiona el botón de arriba para descargar este artículo como PDF.

Originalmente publicado en inglés | Traducido por Cameron Vaské el 28 de Abril, 2018.


¿Pueden los Europeos Salvar el Tratado de Irán?

Macron Lidera la Carga
Ohio—Irán vuelve a las noticias esta semana después de la visita estatal de Macron a los Estados Unidos y la muy publicado discurso al congreso. Su visita llega en un momento de preocupaciones transatlánticas crecientes al respeto de la picota de la administración de Trump en contra del Tratado de Irán asombran las deliberaciones entre la Unión Europea, los G-3, e Irán sobre el futuro del acuerdo. Presidente Donald Trump en varias ocaciones ha llamado el acuerdo,“insensato,” regañando que los P5+1 “dieron Irán demasiado a cambio de demasiado poco.”

En su discurso, el presidente Macron emboscó cuatro pilares sobre los que formar un nuevo “acuerdo comprehensivo,” tomando la forma de un acuerdo adicional o de un JCPOA revisado que aborda las preocupaciones auxiliares en Washington. “Nosotros tenemos que trabajar en este acuerdo más comprehensivo basado, como yo discutía con el Presidente Trump ayer, en cuatro pilares: la sustancia del acuerdo actual—especialmente si deciden salir de él—, el periodo pos-2050—a fin de que aseguramos que nunca tendremos actividad nuclear alguna de Irán—, la contención de la influencia militar del régimen Iraní en la región, y la supervisión de actividad balística.”

En efecto, contener la actividad de proxies y programa balística iraníes han sido un punto de gran tensión ambos en Washington y en París, Londres, Berlín, y Bruselas para muchos años. Ninguno de estos asuntos está presente en el actual JCPOA. Sin embargo, juegan un rol sobresaltado en mantener la cable trampa diplomática por la que las relaciones exteriores de Europa y América tropiezan con frecuencia cuando tratan con Tehran. Guerras de poder en Siria, Irak, Afganistán, e Yemen, entre otros países, da buena razón de preocupación pragmática sobre el proceso de paz del Medio Este mientras tanto un Irak frágil recupera de una década y medio de guerra continua e ISIS recede de Siria. Una paz duradera tras la región es únicamente posible si se perite que se desarrolle una prosperidad económica.

“Una paz duradera tras la región es únicamente posible si se perite que se desarrolle una prosperidad económica.”

Sin embargo, es poca probable que genere mucho interés en Irán la negociación de un acuerdo comprehensivo completamente nuevo después de ver poca ganancia económica llegar en las secuelas del tratado de 2015. El presidente reformista Hassan Rouhani ha apostado su reputación y su mandato sobre la premisa de renacimiento económico proveniente del Tratado de Irán, situándole en una posición menos maniobrable de buscar evasivas  para renegociaciones.

Mientras Irán ha cumplido las condiciones del acuerdo por ya casi tres años, la Unión Europea y los Estados Unidos siguen morosos en abrir líneas de crédito y de rescindir sanciones para la República Islámica, retrasando su desarrollo económico. Otro impedimento del crecimiento es la amenaza de sanciones primarias estadounidenses renovadas sobre Irán y sanciones secundarias sobre compañías e instituciones que negocian en Irán, causando que muchas demoran sus inversiones hasta que la postura de los Estados Unidos se aclare.

Sin embargo el tiempo se acaba para que los Estados Unidos y la EU/G-3 cumplen sus prometidos del acuerdo. Parece ya olvidado el Acuerdo de París de 2004 entre la Unión Europea/G-3 e Irán—un “proto-JCPOA”—en que Irán cesó sus actividades de enriquecimiento nuclear voluntariamente y se sometía a inspecciones de la IAEA y su protocolo adicional. Así como el JCPOA, en el acuerdo de 2004 Europa prometía presionar para la membresía de Irán al OMC y de invertir financieramente y tecnológicamente en capacidades iraníes de energía nuclear, rescindir sanciones, y de presionar Washington para que haga lo mismo. No obstante, mientras pasaba el tiempo, políticos europeos tomaban turnos criticando la actividad proxy y récord de derechos humanos iraníes, y de reclamar más concesiones de parte de Tehran como precursor de cumplir con la estructura acordada del acuerdo.

Estos postes de la meta movedizos, diplomacia de vinculación ad-hoc, y demora continua en repartir ayuda política y económica llevó Irán a percibir el acuerdo entero como táctica de retrasar el programa nuclear iraní indefinidamente mientras Europa aplazaba cumplir con las condiciones del tratado, y finalmente llevó Irán a reiniciar su programa de enriquecimiento tras siete meses de esperanza. Mientras Tehran vió su cesación de enriquecimiento como una primera medida de buena voluntad después de que Europa seguiría en especie, Europa veía la cesión como una condición necesaria para la continuación de discusión y compromiso continuo. Este mal reconocimiento llevó Europa a unirse junto con los Estados Unidos en aislar Irán de la comunidad internacional y de acumular apoyo internacional para promulgar sanciones económicas sofocantes de las Naciones Unidas sobre Tehran.

“El futuro del JCPOA danza sobre un reloj de arena que parece siempre más cerca de agotarse.

Si los P5+1 no son conscientes de estas experiencias pasadas, puede que se condenen a sí mismos de revivirlas con el JCPOA. El segundo mandato de Rouhani solo durará por tanto tiempo, y los iraníes no esperarán eternamente para progreso económico, hecho probado a través de las protestas de diciembre a través del país. Lo mismo aplica en cuánto a los políticos europeos y estadounidenses; sin evidencia demonstrable de que el Tratado de Irán trae divisas sólidas en términos de seguridad y la economía, crece la probabilidad de que políticos empiecen a criticar públicamente la eficacia del acuerdo y de atacar a Irán en sí por sus infracciones—reales y no. El futuro del JCPOA danza sobre un reloj de arena que parece siempre más cerca de agotarse.

SALVANDO EL TRATADO DE IRÁN

Esquivando Sanciones
Sin embargo, Europa tiene varias opciones de política a su disposición para abordar la retirada de los Estados Unidos, la impaciencia de Irán, y otras contingencias. A fin de restablecer confianza a compañías europeas buscando invertir en proyectos iraníes y de salvaguardar su propio crecimiento económico, Europa ha de desarrollar sus propias herramientas de comercio para promulgar sanciones recíprocos en el caso de que los Estados Unidos aplica sanciones secundarias en contra de empresas europeas de nuevo. Este plan de contingencia proveerá a negocios europeos suficiente cobertura política para proceder con investigación, inversión, y obras de desarrollo en Irán aún si los Estados Unidos se retire del acuerdo y renueve su campaña de aislar a Irán.

Hay numerosas razones jurídicas sobre las que la Unión Europea podría tomar tal acción, y sobre las que podría argumentar fácilmente su caso ante la Organización Mundial de Comercio. Las sanciones estadounidenses que seguirían una retirada de los Estados Unidos del JCPOA violarían Artículo I del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) que sirve a “garantizar la igualdad de oportunidad de importar desde, o de exportar a, todos los miembros de la OMC” y Artículo II, que “prohibe la discriminación entre servicios y suministradores de servicios de distintos países,” así como varias otras cláusulas de tratados de la OMC de los que los Estados Unidos forma parte. Ya que los Estados Unidos respeta las decisiones de la OMC más que las de cualquier otro cuerpo internacional, eso crea una buena amenaza creíble en contra de sanciones secundarias de los EEUU también.

Comprometiéndose con Irán
A fin de preservar relaciones propicias entre Europa e Irán, la UE/G-3 debería seguir adelante inmediatamente con las condiciones más fáciles e impactantes expuestas en el JCPOA. Es decir, La UE, Francia, el Reino Unido, y Alemania deberían desembocar en llevar a Irán a la OMC, el FMI, y otras instituciones internacionales claves las cuales podrían mejorar ambos el imagen internacional de Irán y el beneplácito doméstico de Rouhani. El más fuerte y capaz socio que Bruselas mantiene en Tehran, las mejores posibilidades ambos tendrán en avanzar en otras áreas de cooperación.

Apalancando otra de las fortalezas de Europa en interconectividad cultural a través de establecer un programa de extensión al programa de intercambio estudiantil Erasmus también haría mucho para mejorar conectividad personas-a-personas y permitiría que ambos europeos e iraníes desarrollen respeto e interés mutuo en la cultura del uno al otro. Un contemporáneo y alma gemela de Erasmus en su perspectiva universalista existe en la historia de Irán: Bahāʾ al‐Dīn Muḥammad ibn Ḥusayn al‐ʿĀmilī (شیخ بهایی), seudónimo “Sheikh Baha’i.” Nombrando un Programa de Intercambio Erasmus-Baha’i” honraría la herencia Iraní y cultivaría respeto para europeos en los ojos de iraníes. Para complementar este programa, la EU e Irán podrían ofrecer becas y fundación común para proyectos de investigación y desarrollo europeos-iraníes, y celebrar cumbres culturales que facilitarían dignificar y celebrar la conexión profunda y antigua que Irán tiene con Europa.

Economía y Defensa: Forjando Adelante
Con el fin de apuntalar apoyo en los Estados Unidos y entre los miembros más escépticos de la polity en Europa, la Unión Europea debería acaudillar esfuerzos para establecer un diálogo regional (incluyendo los P5+1) en el medio este. Esto auxiliaría el impulso delantero de Francia en este espacio, y permitiría señalización y comunicación correctas entre los varios actores en la región, y como mínimo proveería una vía de desescalar conflicto y desarrollar relaciones cooperativas de trabajo. Es crítico eso si Europa desea procurar que la actividad proxy iraní se decline, ya que el despliegue delantero iraní de fuerzas paramilitares es, en su mayor parte, un esfuerzo de desestabilizar sus rivales geopolíticos tradicionales y de apuntalar su propia situación de seguridad. Líneas más claras de diálogo ameliorarán preocupaciones  iraníes en cuánto a sus vecinos.

En la misma vena, un diálogo regional que incluye los P5+1 para facilitar cooperación económica e inversión permitiría mayor cooperación e interdependencia económica entre las naciones frágiles y generalmente belicosas del medio este, y abastecerá un foro de diálogo sobre comercio y la seguridad de rutas comerciales. Negociaciones deberían enfocarse en establecer procedimientos regulatorios y fronterizos comunes a través de la región, y limitar la interferencia de intermediarios y extorsión en comercio transfronterizo.

Acción cooperativa para avanzar proyectos de la Iniciativa de Cinturón y Carretera (ICC) en este contexto podrían tomar lugar en estos cumbres, posiblemente conduciendo a extensión adicional de la ICC a otros estados en la región, que serviría el duo propósito de desarrollar relaciones cooperativas de trabajo entre estados y de producir una condición limitada de Restricción Mutuamente Asegurada (RMA, o MAR por sus siglas en inglés), desincentivando el uso de proxies. Adicionalmente, diálogo económico podría también enfocarse en el desarrollo de proyectos de energía y sostenibilidad cooperativos dentro del contexto del Acuerdo Medioambiental de París, proveyendo ímpetu para colaborarse en esferas no-militares y de alabar sus acontecimientos colectivos en el ámbito internacional.  

Aumentando este diálogo económico, cooperación china y europea en proyectos de inversión a través de la ICC (y quizás también una iniciativa de “Conectividad Euro-Asiática”) en la región podría facilitar acción multilateral muy necesaria que no es ni amenazado creíblemente por sanciones de los Estados Unidos ni requiere participación estadounidense para capital política o financiera. Ya que la ICC es un empeño chino y planes para inversión china a través de la región ya están situadas, éste es un ámbito en que no se requiere ni se juega mucha capital política europea.

MERICS Map of the Chinese One Belt, One Road (Belt and Road) Initiative (OBOR or BRI)

MERICS Map of the Chinese One Belt, One Road (Belt and Road) Initiative (OBOR or BRI)

Instituciones europeas tendrían tienen gran experiencia y capacidad en este ámbito, lo cuál hace que proyectos futuros de inversión sean más viables y eficaces. Arrastrando China—un signatorio del JCPOA—dentro de la ecuación en el contexto de expansión del ICC apuntalaría apoyo internacional para acercamiento continuo con Irán y su integración dentro de la comunidad internacional. Es también probable que los Estados Unidos afronte presión de Pekín si aplicase sanciones secundarias  a inversión iraní de potencias extranjeras, reduciendo aún más las opciones de política de Washington si tomase una postura agresiva hacia Tehran en el futuro.

Empleando las fortalezas de diplomacia extranjera, económica, y cultural y la capacidad institucional de la Unión Europea y sus países miembros permitiría que Europa tomase  una postura más fuerte en salvaguardar el JCPOA. Construyendo coaliciones internacionales consolidarían aún más apoyo internacional para el “regreso” de Irán a la comunidad internacional, constriñendo el daño que los Estados Unidos puede creíblemente infligir al JCPOA. Capitalizando en las fortalezas de Europa en diálogo y cooperación política, económica, y cultural, los europeos pueden ambos salvar el JCPOA y ayudar que Irán pasa de un Estado Delincuente a una Nación Respetable de la comunidad internacional.


Obras Citadas:

  1. Banner Photo: By United States Department of State - https://www.flickr.com/photos/statephotos/16389774054, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=39359554

  2. In-text Photo: "The Silk Road Initiative." Drupal. May 5, 2015. Accessed April 28, 2018. https://www.merics.org/cn/node/1096.

  3. "Bahāʾ Al-dīn Al-ʿĀmilī." Wikipedia. April 25, 2018. Accessed April 28, 2018. https://en.wikipedia.org/wiki/Bahāʾ_al-dīn_al-ʿĀmilī.

  4. Newton, Creede. "Saudi-Iran Proxy Wars: In Pursuit of Regional Hegemony." Iran News | Al Jazeera. November 14, 2017. Accessed April 28, 2018. https://www.aljazeera.com/news/2017/11/saudi-iran-proxy-wars-pursuit-regional-hegemony-171113110353492.html.

  5. Geranmayeh, Ellie. "The Coming Clash: Why Iran Will Divide Europe from the United States." ECFR.EU. October 25, 2017. Accessed April 28, 2018. http://www.ecfr.eu/publications/summary/why_iran_will_divide_europe_from_the_united_states_7230.

  6. "Emmanuel Macron Tries to Win over Donald Trump on Iran." The Economist. April 25, 2018. Accessed April 28, 2018. https://www.economist.com/news/europe/21741118-frances-president-has-little-common-americas-somehow-they-get-along-emmanuel-macron.

  7. Maloney, Suzanne. "Trump, Promising Hellfire in Syria, Blinked. Why That Could Bode Well for the Iran Deal." Brookings. April 18, 2018. Accessed April 28, 2018. https://www.brookings.edu/blog/order-from-chaos/2018/04/18/trump-promising-hellfire-in-syria-blinked-why-that-could-bode-well-for-the-iran-deal/

  8. "Iran's Ballistic Missile Programme: Its Status and the Way Forward." SIPRI. April 2017. Accessed April 28, 2018. https://www.sipri.org/publications/2017/eu-non-proliferation-papers/irans-ballistic-missile-programme-its-status-and-way-forward.

  9. ”Verification and Monitoring in Iran." IAEA. May 14, 2014. Accessed April 28, 2018. https://www.iaea.org/newscenter/focus/iran.

Comentario | Expectativas Humanitarias y de Seguridad en la Nueva Etapa Mexicana

Comentario | Expectativas Humanitarias y de Seguridad en la Nueva Etapa Mexicana

Una Breve Historia de África: África Precolonial, Colonial, y Postcolonial

Una Breve Historia de África: África Precolonial, Colonial, y Postcolonial